Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Más información

Últimas noticias

Aquí podrá visualizar las últimas noticias relacionadas con el sector funerario

15 SEPTIEMBRE 2020

Innovadora prueba de saliva para detectar el Covid-19 que ofrece resultados en 10 minutos


offline

La prueba rápida de proteína en la saliva (Rapid Saliva Protein Test, RSPT por sus siglas en inglés), de Medusa 19, ofrece resultados in situ en 10 minutos. Es una prueba de saliva de flujo lateral que indica la respuesta inmunitaria a la infección, especialmente en pacientes que carecen de síntomas específicos y no saben que tienen una infección activa por SARS-CoV-2.

El margen de resultado de diez minutos para obtener una respuesta inmunitaria de la saliva es un avance significativo para el mercado de pruebas para la COVID-19. La RSPT es un análisis de diagnóstico inmediato que proporciona resultados rápidos in situ.

La prueba es no invasiva y solo requiere la obtención sencilla de saliva, resultando mucho menos molesta que la extracción de una muestra de sangre, nasal o faríngea. Desarrollada entre el Reino Unido y España, la prueba indica una respuesta inmunitaria del usuario al SARS-CoV-2, el virus de la COVID-19.

Los usuarios proporcionan una muestra de saliva en un tubo de extracción, que se mezcla con una solución, que aísla y solubiliza la estructura proteica presente en la saliva. Esta mezcla se aplica a un dispositivo de flujo lateral que desplaza la muestra de saliva a lo largo del dispositivo. La prueba identifica anticuerpos únicos para la COVID-19, y los registra en la prueba y las bandas de control.

La RSPT aísla los complejos proteicos en la saliva, lo que permite el reconocimiento de anticuerpos de la saliva producidos después del primer contacto con el virus, la inmunoglobulina M (IgM) y la inmunoglobulina G (IgG). Cuando tenemos un virus, se producen anticuerpos como parte de la respuesta del sistema inmunitario del cuerpo a la infección.

En la fase temprana de la infección, las células producen una respuesta inmunitaria y generan IgG, y más específicamente IgM en el lugar de contacto con el virus, que en el caso de la COVID-19 es la garganta y el aparato respiratorio. A continuación, los anticuerpos se desplazan desde los ganglios linfáticos hasta la sangre y la saliva. En esta fase temprana, la detección en la sangre no es suficientemente sensible debido a un elevado efecto de dilución, mientras que en la saliva los datos clínicos independientes indican que sí que se puede detectar.

Y lo que es más importante, como esta prueba indica una respuesta inmunitaria a una infección actual o reciente, puede servir para avisar a los usuarios de si tienen que confinarse inmediatamente para frenar la expansión de la enfermedad.

En una cohorte de pacientes asintomáticos, el ensayo ha mostrado una sensibilidad relativa del 96 % (capacidad para detectar verdaderos positivos), una especificidad relativa del 92 % (capacidad para detectar verdaderos negativos) y un 94 % de precisión en pacientes asintomáticos y que no sabían que tenían una infección activa por SARS-CoV-2.

La prueba tiene el marchamo CE según la directiva 98/79/CE, está registrada en la MHRA y está prevista para uso bajo supervisión de un profesional médico en toda Europa.
Si quiere adquirir la RSPT: PULSE AQUÍ