Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Más información

Últimas noticias

Aquí podrá visualizar las últimas noticias relacionadas con el sector funerario

14 SEPTIEMBRE 2020

Para la defensa del espacio público, nunca es tarde?


offline

Pablo Reyes Núñez, presidente de la Asociación de Vecinos Casco Histórico de San Cristóbal de La Laguna, (provincia de Santa Cruz de Tenerife) se dirige a los vecinos a través de un comunicado.

CARTA ABIERTA

Con la llegada de septiembre, nuestra ciudad se viste de fiesta. Celebramos las fiestas mayores dedicadas al Smo. Cristo. Unas fiestas, este año muy atípicas dada la crisis sanitaria, con un programa marcado por la austeridad, no sólo económica sino también de actos populares. Se evitan las aglomeraciones (fuegos, procesiones, la pandorga, la noche de los laguneros en la plaza') y solo se organizan actos muy controlados.

Las fiestas del Cristo marcan también el comienzo de un nuevo curso, no sólo escolar con la llegada de los universitarios, sino también un curso político, cultural,'

En estos días se hace balance de lo trabajado y se planifican las acciones futuras. Este año más que nunca, la realidad debe hacernos reflexionar, debe hacernos más compresivos, generosos,' Debemos actuar de forma inteligente con diálogo, con consenso, pensando en el bien común y no solo en el de unos pocos.

Desde nuestra Asociación y desde una parte importante de la ciudadanía pedimos a la Esclavitud de Cristo, al Obispado y al Ayuntamiento que reflexionen y busquen fórmulas que eviten la construcción de un velatorio con sus cinco salas en la plaza de San Francisco, más conocida como Plaza del Cristo. Su construcción supondría compartir el espacio con la entrada y salida de los coches fúnebres.

Si se hiciera así, conseguiríamos seguir manteniendo el uso lúdico social y cultural de la plaza. Si en los próximos años, la Recova vuelve a la Plaza de Abajo y las instalaciones del antiguo cuartel pasan a la Ciudad, estaríamos hablando de un gran pulmón para la ciudadanía.

La labor social que realiza la Esclavitud, necesita de fondos, y éste es un de los motivos que la Esclavitud esgrime para justificar su  construcción. Esta loable labor se puede hacer recaudando fondos de las visitas al Museo del Cristo, espacio éste que en el  Plan Director del 2010 estaba previsto se ubicara en la zona del futuro velatorio. La puesta en funcionamiento del columbario, también ayudaría a disponer de  fondos para esa labor  así como la de mantenimiento del  conjunto monumental.

Pues bien, no conocemos ninguna explicación razonada por parte de la Esclavitud que justifique este desaguisado, salvo los fines meramente mercantilistas.

El Casco histórico no necesita este velatorio y si la administración municipal considerara esta necesidad, lo lógico es que esta instalación se ubicara en el exterior del Cementerio de San Luis, completándose incluso con un Tanatorio-crematorio, si fuera posible. Esto es lo que se hace en las  grandes ciudades , los servicios funerarios  fuera de las zonas urbanas .

El Ayuntamiento debe ser más enérgico  en la defensa del interés general frente al interés particular. Debería buscar fórmulas legales de negociación y no facilitar el proyecto.

El acceso de los coches fúnebres por la plaza o por el parking público, requiere de autorización potestativa de la administración municipal. ¿A qué esperan para definirse claramente y que la ciudadanía conozca su posición'

Por otro lado, sabemos que hay miembros de la esclavitud que no comparten este proyecto. ¿Dirán algo' Si no muestran su rechazo, también serán coparticipes del desaguisado.

Nosotros, junto a otros colectivos, hemos pedido al Ayuntamiento la discusión del tema en un Pleno, así como los informes arqueológicos al Cabildo. También exigimos responsabilidades por derribar muros protegidos. A fecha de hoy, aún no hemos obtenido respuesta.

Nosotros, como vecinos/as vamos a seguir con nuestra oposición para evitar que no pase como con otros proyectos del pasado, como por ejemplo el edificio de los juzgados o la estación de guaguas, proyectos todos ellos muy cuestionados por ciudadanía, pero impuestos porque sí.

Sabemos que es difícil que cambien de idea, pues el dinero pesa mucho y los poderes públicos se ven sometidos a muchas presiones. Si a esto le unimos el desmedido peso de la jerarquía de la Iglesia, más difícil será, pues en el fondo son muchos los intereses y la utilización del fervor  al Cristo de La Laguna, es evidente.

Pese a todo esto, no nos olvidemos del peso y poder que tiene la ciudadanía, en la lucha de la defensa del interés general. Seguiremos, incluso por la vía judicial, pues en este caso nos ampara.