Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Más información

Últimas noticias

Aquí podrá visualizar las últimas noticias relacionadas con el sector funerario

14 SEPTIEMBRE 2020

El cementerio de Sant Jordi ya dispone de un columbario con capacidad para más de 500 urnas


offline

El pueblo de Sant Jordi de Ses Salines en la isla de Ibiza, ya dispone en el cementerio de Sant Jordi de columbarios para que los feligreses puedan depositar las cenizas de sus seres queridos, una opción funeraria aceptada por la Santa Sede.

Este conjunto de columbarios, con capacidad para más de 500 urnas, presenta tres modalidades distintas: la individual con espacio para una única urna; la pequeña para dos y la mediana con capacidad para cuatro urnas. Su ubicación es excepcional para conservar la memoria y la oración de los feligreses por sus seres queridos en sus visitas al cementerio.

El cementerio de Sant Jordi, dispone de un nuevo espacio que consiste en un conjunto de columbarios en un lugar sagrado, dedicado a custodiar las urnas que contienen las cenizas de los difuntos. Así, el espacio contribuye a preservar el recuerdo y la oración de los familiares y de la comunidad cristiana.

Instalado al lado de la iglesia de Sant Jordi, esta ubicación facilita las visitas de los familiares y de los feligreses que quieran mantener el vínculo con la fe cristiana.

El Vaticano recuerda que las cenizas de los difuntos 'tienen que mantenerse en un lugar sagrado, en el cementerio, cercano y simbólico con fuertes lazos emocionales y espirituales para la comunidad cristiana, en una iglesia o en un espacio dedicado a esta finalidad por la autoridad eclesiástica competente', según la instrucción Ad resurgendum cum Christo a cerca de la sepultura de los difuntos y la conservación de las cenizas. Este nuevo conjunto de columbarios custodia las urnas con las cenizas de los difuntos con el objetivo de ayudar a conservar el recuerdo y la oración de los familiares y de la comunidad cristiana, creando así un espacio único en Ibiza.