Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Más información

Últimas noticias

Aquí podrá visualizar las últimas noticias relacionadas con el sector funerario

25 JUNIO 2014

Fallece Ana María Matute, testigo mágico de la literatura en España


offline

Ana María Matute (Barcelona 1925-2014), ha muerto este miércoles día 25 de junio de 2014, a los 88 años de edad. La escritora recibió el Premio Cervantes en el año 2010, convirtiéndose -tras María Zambrano y Dulce María Loynaz- en la tercera mujer en conseguirlo. Miembro de la Academia Española, es considerada una de las novelistas más importantes del siglo XX y representante más clara de la posguerra literaria española. En 2007, se le concedió el Premio Nacional de las Letras Españolas.

La autora de la trilogía Olvidado Rey Gudú, Aranmanoth y La Torre Vigía, tenía casi todos los premios: dos nacionales de Literatura Infantil; el Nacional de las Letras (2007); el Nacional de Literatura y el de la Crítica por Los hijos muertos; el Nadal 1959 por Primera memoria; el Planeta 1954, por Pequeño teatro, e incluso el Ciutat de Barcelona 1966 por un relato maravilloso, El verdadero final de la Bella Durmiente. El Cervantes, el premio que más ansiaba, le llegó algo más tarde. A sus 85 años, para reconocer una vida entera dedicada a la escritura.

Autora de una obra a caballo enfre el realismo social y los mundos fantásticos, Matute siempre tuvo muy claro qué sostenía sus libros.  "Desde mi primer cuento he querido comunicar lo mismo, la misma sensación de desánimo y pérdida; vivir es perder cosas, también", dijo en 2010 una mujer que seguía escribiendo, día tras días. "Nunca se sabe cuándo saldrá; nunca se sabe lo que puede durar un libro; es un misterio; la vida también es mágica y esto de escribir también", dijo la novelista justo cuando se dio a conocer que el Cervantes, al fin, le había sido concedido. "Es una mala madre la literatura, pero es única", dijo Matute en una entrevista a la periodista Laura Fernández. Razón no le faltaba, ni le faltó jamás.

Para entender a Matute, lo más sencillo sería poner en sintonía su instinto y su tiempo. El instinto era la fuga, la fantasía, la fábula... que la hicieron famosa. Rosa María Regàs contaba en su blog en ELMUNDO.es hace unos años que Ana María Matute era famosa entre las chicas barcelonesas de su edad mucho antes de que alcanzara relevancia literaria por la perseverancia con la que se dedicaba a escribir relatos fantásticos.

Y el tiempo, claro, es el de la posguerra, el de 'Nada' y el de 'Habíamos ganado la guerra', por citar dos novelas escritas por mujeres y ambientadas en su ciudad. "A nosotros, los de mi generación, nos cayó la guerra encima cuando estábamos empezando a vivir", dijo alguna vez Ana María Matute.

Ha salido el nombre de 'Nada', de Carmen Laforet. Su estela fue la que abrió el camino a 'Los Abel' (1948), la novela con la que Matute se dio a conocer en 1948. Había una obra anterior, escrita a los 17 años, llamada 'Pequeño teatro' (1954), que salió a flote a partir de ese momento de ruptura y que ganó el premio Planeta de 1954 y que repetía el esquema de 'Nada': un adolescente idealista era el testigo de un mundo hostil e hipócrita. La novedad es que el paisaje ya no era tan minimalista como en 'Nada', había nuevos ropajes, más terciopelo y más poesía. Ana María Matute era la chica del momento.

 

http://esquelas.es/esquelas/ver/286604/ana-maria-matute-barcelona-barcelona